• Home
  • /Turismo
  • /La auténtica Ibiza por Gran Hotel Curio Montesol
La auténtica Ibiza por Gran Hotel Curio Montesol

La auténtica Ibiza por Gran Hotel Curio Montesol

Mañana comienzan las vacaciones de Semana Santa. Hoy proponemos una guía por la auténtica Ibiza desde el hotel más antiguo de la ciudad, el lugar donde nació la primera Oficina de Turismo de Ibiza y su historia está ligada a los inicios del turismo en la Isla. El hotel ha sido protagonista y testigo de todo lo que ha ido sucediendo en la isla durante más de 80 años. Su situación, a 20 metros del puerto y, su fachada, con porte de gran hotel colonial, le han dado la bienvenida y albergado a turistas de distinta índole durante toda su larga vida.

Los primeros turistas llegan a Ibiza y el Gran Hotel Montesol, también el primero en llegar, se convierte, en 1933, en la principal puerta de entrada a la isla para todo aquel que busca encontrarse con la magia de un entorno único.

Dicen que si no has estado en Montesol, no has estado en Ibiza.

Art & Hippie Move

Los 50 son la puerta de entrada a una explosión artística en Europa. Creadores como Orson Welles, Pink Floyd o Carolina de Mónaco se alojan en el hotel. En los 60 y 70 el movimiento hippie se extiende por el mundo llegando a todos los rincones. Ibiza no es una excepción.

La auténtica Ibiza

El hotel cuenta con una ubicación privilegiada en el centro de la ciudad.

Descubre la rica historia de la Isla de Ibiza comenzando con una visita a Dalt Vila, Patrimonio de la Humanidad, con su catedral gótica del siglo 16 y sus encantadoras y estrechas callejuelas.

Conoce los diez rincones únicos en Ibiza recomendados por el Montesol:

1- S’Illot des Rencli

Una cala de piedras diminutas que masajean los pies a primera hora del día. Con un aforo máximo de veinte personas, y alguna otra que se acomoda sobre las rocas cercanas. Alrededor, varias casitas de pescadores y un restaurante que, a media mañana, recibe la visita de una lancha cargada de pesca que hará las delicias de los comensales ese día.

2 – Torre de’n Rovira

Una de las torres vigías que rodean la isla dedicada antaño a proteger a los lugareños de los piratas. Se sitúa en un enclave revelador desde donde se ve Cala Comte, con sus playas recortadas y únicas. Un lugar idílico para contemplar una puesta de sol, con una mar salpicada de islotes, la Bahía de San Antonio y unos mini acantilados que dan miedo los días de oleaje y viento.

3 – Yacimiento púnico-romano de Ses Paisses en Cala d’Hort

Con mirada al islote imponente de Es Vedrá y su hermano pequeño Es Vedranell, nos encontramos con las ruinas de lo que fuera uno de los primeros asentamientos en la isla. Con el actual Museo Etnográfico que explica todo lo que a simple vista uno no ve. Además de una necrópolis púnica en la cima de la pequeña colina contigua y otra bizantina.

4 – Las calas efímeras de playa Salinas

Pequeñas calas escondidas y recortadas que desaparecen y reaparecen después ante el asombro de quien lo contempla. Camino a la Torre de ses Portes uno observa la lengua de mar que separa Ibiza de los islotes previos a Formentera, que se pierde más a lo lejos. Un reencuentro con la arena, el mar, la paz, entre la salina y las rocas moldeadas por el oleaje y el viento de invierno.

5 – Faro des Moscarter

Conocido popularmente como Faro de Portinatx, es el faro más alto de las Baleares y el último en construirse. Rodeado por una zona virgen de alto valor ecológico, a noventa y dos metros de altura sobre el mar, encandila por sus franjas helicoidales blancas y negras. Zona de antiguas fiestas “after” tiene una energía limpia por las tempestades de invierno que hacen tambalear toda su estructura.

6 – Aigües Blanques y Es Figueral

Un enclave único en el noreste de la isla. Su agua transparente que no cubre hasta bien entrado al mar y la arena color grisáceo hacen que sea uno de los preferidos para los nudistas. Largas playas que se comunican por senderos arriesgados o por mar. La arena, extraída de los acantilados, se extiende sobre el cuerpo mojado para darse regenerativos baños de barro.

7- Un monumento al aire libre

Muy cerca de Cala Llentia se encuentra uno de los monumentos de arte moderno al aire libre más sorprendentes de España. Es obra de Andrew Rodgers bajo la dirección de Guy LaLiberté (fundador del Cirque du Soleil). Trece columnas de diferentes alturas que representan el movimiento de los planetas alrededor del Sol y suponen un punto de conexión con vida extraterrestre.

8 – Camino de “Sa Pujada”

Es el camino romano que une La Mola de Formentera con Caló de San Agustín. Espectacular camino de época romana que en sentido descendente tiene las mejores vistas de la isla de Formentera. Merece la pena los veinte minutos del recorrido ya que no solo se adentra uno en la historia sino en la geografía de esta isla, reconocida en el mundo por sus arenas blancas y aguas cristalinas.

9 – Plaza de la Catedral

Situada en la ciudad de Ibiza no por el hecho de estar al lado de la catedral, sino por las vistas inmejorables que se disfrutan allí de toda la ciudad. Y ello se puede complementar con el recorrido por la muralla renacentista que recoge todo el casco antiguo de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el año 1999.

10 – Mercadillo artesanal de San Juan los domingos

En uno de los pocos pueblos que aún respira la paz tradicional de la isla y se conserva tal cual hasta nuestros días, se celebra cada domingo un mercadillo artesanal, cuyos productos son elaborados por los propios vendedores. Suele amenizarse con conciertos o bailes y es el punto de encuentro de los lugareños de las proximidades, sobre todo en invierno.

http://www.granhotelmontesolibiza.com/es/

Deja un comentario

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.